martes, 9 de diciembre de 2014

Carta para su reflexión, Presidente Obama



Señor Presidente Barack Obama.

Al leer este mensaje de Antonio Guerrero, uno de los tres antiterroristas cubanos que aun permanece encarcelado en su país, la primera persona que me vino a la mente fue usted, teniendo en cuenta su preocupación por la expansión del Ebola, y los nobles gestos de su parte en brindar apoyo a esos pueblos que hoy sufren la cruel epidemia.

 Pensé en usted y me dije, Obama debe saber que tiene encarcelado a un hombre noble, de puros sentimientos, cuyo actuar va por entero al acto de hacer bien, de luchar por proteger y salvar vidas como el médico de mayor reputación. 

Debe saber que Tony, al igual que Gerardo Hernández y Ramón Labañino, están encarcelados, como lo estuvieron René González y Fernando González, por vigilar a los asesinos de origen cubano que planificaban otros crímenes contra nuestro pueblo, y poder informar a tiempo para evitarlo, salvando con ello varias vidas incluidas de ciudadanos norteamericanos y de otros pueblos, algo que no podía perdonar la jueza que los juzgó, ni todos aquellos con poder para condenarlos, por el odio viseral que le tienen a nuestro pueblo, con lo cual se hizo cómplice el Gobierno de su país, y que hoy usted dirige y también se hace cómplice en la medida que se mantiene al margen de tan descomunal injusticia, haciendo oídos sordos al reclamo de la humanidad por la liberación de nuestros tres hermanos.

 Un detalle. Fíjese que Tony, como estoy convencido en relación a Gerardo y Ramón, siente orgullo por la actitud de Felix Baez, ese compatriota nuestro que, a pesar de haber enfermado cumpliendo su noble misión internacionalista salvando vidas contra el Ebola, decide volver a ese continente para concluir su obra, continente donde nosotros, como usted, tenemos enterrados a muchos de nuestros antepasados, quizás muertos a causas de enfermedades al no tener la posibilidad de contar en aquel entonces con una Cuba internacionalista, y con personas  como estas por la cual Tony se siente orgulloso, y que usted, según tengo entendido, también admira.

 Espero que con este mensaje comprenda mi intención, que por una vez y por todas, usted acabe de liberar a nuestros tres hermanos, que cuando dicen no haberse arrepentido por lo que han hecho, y que al decir que están dispuestos a hacer todo lo que hicieron, en esencia se refieren a salvar vidas.

 Ellos se merecen, como usted, pasar este fin de año junto a su familia y su pueblo, brindando por un feliz 2015.

 Deseándole buena salud a usted y a su familia,

Luis Matos Hernandez,
Ciudadano cubano.

Carta de Tony.
 Querido Dr. Felix Baez, hermano
Hay noticias de esas que a uno le dan una alegria inmensa y una fuerza indescriptible.
Tenia la conviccion de que vencerias al ebola con tus fuerzas y con toda la atencion medica y solidaria que te rodeaba.
Cuando leo las noticias de tu regreso a la patria siento una gran felicidad.
Cuando leo ademas que desde el primer momento dijiste y ahora ratificaste que tu "vuelves a Sierra Leona y terminas lo que empezaste" se me llena el corazon de una resistencia invencible y de un tremendo orgullo de ser cubano.
Eso me hace recordar cuando tuve la dicha de estar en las audiencias de sentencias de mis hermanos y los vi decir sin temor, llenos de conviccion y de moral, en sus alegatos ante una jueza que sabiamos nos daria las mas duras e injustas  sentencias, que ellos estarian dispuestos a volver a hacer todo lo que hicieron para detener los actos terroristas contra nuestro noble pueblo.
Aqui queda tu ejemplo, seguro de la victoria.
Cinco abrazos fuertes.
Antonio Guerrero Rodriguez
7 de diciembre de 2014
Prision Federal de Marianna.