jueves, 27 de noviembre de 2014

Poesía de prisión

This post is also available in: Inglés

El hueco
He recibido de mi hermano Antonio Guerrero una contribución para el blog en la forma de un poema. Fue uno de aquellos con que en los primeros momentos de encierro, en el área de castigo de la prisión, espantábamos los demonios del confinamiento en solitaria y buscábamos los recursos para crecer en aquellas circunstancias.

Los fiscales habían decidido ubicarnos en el SHU (Special Housing Unit), conocida coloquialmente como “El Hueco”. Cada uno en una celda, incomunicados del resto, nos las arreglábamos para comunicarnos de varias maneras ingeniosas, una de ellas el utilizar la rejilla de ventilación que compartían dos celdas contiguas mediante el conducto común de extracción de aire.

Para “celebrar” el primer mes de encarcelamiento el Flaco convocó a un concurso de “poesía”. Cada uno leyó –o mejor, pregonó – la suya a través del resquicio que dejaba la puerta de hierro laminado de su celda. Luego Tony seguiría hilvanando versos y construyendo estrofas. La rejilla del aire era el mejor medio de compartirlas.

Fue así que “revisamos” su primer poemario “Desde mi altura”. Era una referencia al doceavo piso en que estaba ubicada la unidad, y desde la cual se podía observar el “downtown” de Miami. Con el paso del tiempo, a medida que los fiscales se rebajaban, se tornó en triste recordatorio del abismo moral que se abrió entre nosotros y nuestros acusadores.

Les dejo con la poesía de Tony.


Tony
Hermano

Mis impresiones sobre el lanzamiento de tu blog y sobre el primer intercambio que tuviste te las pude dar, en breves minutos, por teléfono. De tu inmenso corazón revolucionario nada me sorprende, pero “apretaste”, te comenté.

Me quiero sumar a “Soy un espía, dicen” con uno de aquellos poemas que un día te leí de “rejilla a rejilla”, en aquel hueco del que salimos más fuertes y más necios. Tras escucharme aquel día me dijiste: Ese poemita me gusta.

LA VERDAD

De frente a tu mirada he vuelto a amanecer.
Sin miedo a mi dolor sano mi herida
Tomado en tu jardín la más querida
Flor llena de tu aroma y de tu ser.

De frente a ti hoy sigo caminando,
con paso firme el sol cubre mi huella.
Cuan hermoso es poder seguirte amando,
Multiplicar mi amor por cada estrella.

Bien sabes tú que hay días de dolor
Cuando el aliento se hace más profundo.
Solo la vida es vida si hay valor
De llevar la verdad de frente al mundo.

Abril, 1999. El Hueco, Centro Federal de Detenciones Miami.

No hay comentarios: