domingo, 10 de mayo de 2015

Con Gema y Adriana: por el día de las madres

Por Berta Mojena, exclusivo desde Venezuela
Con Gema y Adriana: por el día de las madres 
Gema y Adriana, los rostros de la felicidad.
 
Hace mucho tiempo quería entrevistarla. Muchos colegas cercanos lo habían hecho y había leído tantas cosas sobre ella, la había observado de cerca en tantas marchas, actividades, encuentros de solidaridad a lo largo de esta lucha de 16 años por la liberación de Los Cinco, que inevitablemente la admiraba en toda su dimensión de mujer, de esposa, fiel amante y amiga, de luchadora incansable.
Sufrí junto a ella  —como millones de cubanos— por las lágrimas que derramaba cada vez que hablaba de su amor, de su Gerardo, encerrado tras las rejas durante demasiado tiempo y condenado quizás a estar allí toda su vida, de manera injusta y despiadada. Sentí como propio el sufrimiento cada vez que contaba que le impedían verlo, estar con él y, sobre todo, cumplir el sueño preciado de multiplicar el fruto de ese amor en un hijo o hija.
Disfruté después desde la distancia verla embarazada recibiendo a su compañero aquel 17 de diciembre mágico, abrazar a su amigo y esposo, después de tanto tiempo, mientras aquellas primeras imágenes de caricias, lágrimas, miradas inconfundibles daban la vuelta al mundo para hacer realidad algo casi impensable.
Después nació Gema y se convirtió en la niña de todos, en la pequeña de los cubanos y la de millones en el mundo. Pero nunca pensé que podría celebrar junto a ella y en tierras bolivarianas, su cuarto mes de nacida y mucho menos, poder compartir con Adriana y Gerardo desde los primeros momentos que arribaron a Venezuela, mostrando a su más grande tesoro como símbolo de resistencia, lucha, felicidad y vida.
Unas horas antes de la celebración de este día de las madres, nuestro equipo de prensa en Caracas, volvimos a estar junto a ellos y fue inevitable entonces conocer más sobre Gema, sobre esa relación especial que los embarga y que hoy todos disfrutamos con cada sonrisa, cada gesto y la unión sin límites entre los tres.
Los dejo entonces con ellos, para que sean sus palabras, sus confidencias, el mejor de los regalos a todas las madres cubanas y a las personas de buena voluntad que este día celebrarán la dicha de la vida y pensarán en la familia, en el amor, por encima de todo, sin importar donde estén o adonde vayan.

Gema generó muchas expectativas…

"Las expectativas comenzaron desde mucho antes de ser concebida, desde que por primera vez hablamos de la posibilidad real de ser concebida. No sabíamos siquiera qué sexo tendría, esperábamos cualquiera de los dos y fue una enorme satisfacción cuando se confirmó.
"Yo viví el embarazo con mucha alegría aunque siempre quedaba aquello de que Gerardo no estaba para acompañarme, pero esa era una decisión de los dos y tenía que asumirla, de lo contrario no podíamos cumplir ese sueño de tener a nuestra bebe. Gerardo ya estaba aquí para su nacimiento, llegó para coronar ese momento y, por supuesto, eso fue lo más grande que hemos vivido.
Yo le había dicho hace poco a Gerardo que yo había tenido tres grandes decisiones en mi vida: estudiar mi carrera que me gusta muchísimo, casarme con él, haberlo esperado y haber tenido a nuestra pequeña.
—¿Cómo esperaron a Gema? ¿Cómo la imaginaban?
La imaginaba y la sentía de muchas formas. Desde las primeras imágenes de ultrasonido en las que estaba ya más formadita vi que tenía mucho parecido con su papa, sobre todo en la boca y la forma de los pies, aunque las manos se parecían un poco a mí. Pero hasta que uno no la ve no tienes la magnitud de lo que se siente, es algo que quien ha sido madre sabe de qué hablo.
Gerardo y yo estábamos inquietos hasta el último momento y cuando la vio me dijo: “es bella”. Él tuvo el privilegio de verla antes que yo porque estuvo en el Salón de parto y hasta que no me la mostraron a mi yo no tuve esa dicha, pero todo el que la vio pasar cuando iban al cunero decía que era preciosa. Y entonces ahora vemos las imágenes y no decimos que estaba preciosa al nacer, linda está ahora. (Sonríe) Y nos reímos porque realmente somos muy felices.

Gema se ha convertido en centro de atención, es admirada, querida….

"Yo no me imagine que iba a ser así. Sabía que iba a ser querida por todos, anhelada, pero no tuve realmente la imaginación para percibir, visualizar lo que iba a pasar y Gema se ha convertido de la llegada de los Cinco, de los lugares donde estamos y de cierta manera es una forma de agradecer también a las personas que nos piden que la mostremos más, nos piden que enseñemos fotos. Y no teníamos la idea de hacerlo porque es nuestra vida privada pero después interiorizamos que Gema les pertenece a todos. Es nuestra bebé, no se la regalamos a nadie, pero sí la compartimos con todos".
—Es tu primera celebración por el día de las madres…
—Si, este es mi primer día de las madres porque en mayo pasado era muy reciente que había sido transferida a mi útero y todavía no se había confirmado el embarazo e imagínate qué dicha poder compartirlo con Gerardo y con mi mamá que está viva y muy bien.
—¿Cómo es Gema?
—Es sin dudas una niña feliz, muy vital, muy activa, pero muy sedada. Es una niña que se comparta, que socializa sin dificultades, lo cual para nosotros es una dicha. Se adapta muy bien, toma su leche, duerme excelente, no tenemos quejas la verdad.
—Un mensaje final
—Yo le agradezco muchísimo a todas las personas que hicieron posible que hoy Gerardo y yo podamos vivir esta felicidad, que hoy le podamos entregar la Gema a Cuba, porque no es solo de nosotros, es de todo nuestro país, de todas las personas  fuera del nuestro que hicieron posible este sueño y, por supuesto, esto es para nosotros una gran satisfacción, una gran felicidad cuando día a día la observamos, la cuidamos y nos parece que todavía sigue siendo un gran sueño.
Felicidades a todas las madres, que pasen su día en familia, las que no lo puedan estar porque están cumpliendo misiones de cualquier índole, nuestras felicitaciones igualmente.
(Gerardo interrumpe) Quiere también enviar su felicitación…
Se trata de un día especial este segundo domingo de mayo, el día de las madres es especial para las madres biológicas y las de alma que hay muchas también. Queremos compartir con ellas esta dicha que estamos viviendo hoy. Un fuerte abrazo y gracias por toda la solidaridad y toda la felicidad que hoy compartimos con ustedes.

Fuente CubAhora