sábado, 22 de noviembre de 2014

Presidente Universidad de Baltimore: Delegación de Maryland debería pedir la liberación de los Cinco Cubanos

Kurt L. Schmoke es presidente de la Universidad de Baltimore
Kurt L. Schmoke es presidente de la Universidad de Baltimore

Por Kurt L. Schmoke*

En 1999 acompañé a los Orioles de Baltimore en su histórico viaje a La Habana, Cuba. Este hecho marcó la primera vez, desde 1959, en que un equipo de las Grandes Ligas de Béisbol jugó en Cuba. Muchos de nosotros esperábamos que un partido de béisbol entre los equipos de Estados Unidos y Cuba podrían ser el precursor de unas relaciones diplomáticas normalizadas, de la misma forma en que un partido de ping-pong señaló un cambio en las relaciones de Estados Unidos con China. Por desgracia, no se cumplieron esas esperanzas.

Recientemente, visité Cuba para ver cuánto había cambiado la vida desde la visita de los Orioles. Lo que descubrí fue que, bajo el concepto de pueblo a pueblo, los ciudadanos de Cuba y los Estados Unidos desean estrechos vínculos y relaciones comerciales normales, pero los gobiernos de nuestros dos países permanecen atrapados en batallas políticas de la Guerra Fría. A pesar de que tanto médicos cubanos como estadounidenses están en el África occidental para luchar contra la crisis de Ébola, esa cooperación sigue siendo la excepción y no la regla.

Uno escucha las declaraciones de algunos funcionarios del gobierno acerca de la voluntad de iniciar una nueva era de relaciones diplomáticas, y que el camino a esa nueva era parecía haber comenzado tras el fin de las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética, con la destrucción del muro de Berlín. Sin embargo, parece que siempre apareció una barricada cada vez que las partes se movían hacia adelante. El impedimento actual se levanta sobre el encarcelamiento en Cuba de un residente de Maryland, Alan Gross, y del encarcelamiento en Estados Unidos de un grupo conocido como los Cinco Cubanos. Creo que la Delegación de Maryland al Congreso puede ser la clave para abrir las puertas de la cárcel para todos estos hombres, y propiciar una nueva era de la diplomacia para los dos países.

Alan Gross, de 65 años de edad y vecino del condado de Montgomery, fue detenido en Cuba en 1999, mientras trabajaba bajo contrato patrocinado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional “para aumentar el acceso a Internet en pequeñas comunidades de todo el país”. El gobierno cubano alegó que su trabajo implicaba actos perjudiciales a la República de Cuba (esencialmente lo etiquetan de espía) y lo condenó a una pena de 15 años. Lleva preso cuatro años. Sus amigos y partidarios indican que se encuentra en muy mal estado de salud, después de haber perdido cerca de 100 libras durante su encarcelamiento.

Los Cinco Cubanos eran, de hecho, oficiales de inteligencia enviados a Miami en la década de 1990 para recopilar información sobre los grupos locales anticastristas, que presuntamente participaban en actividades que violaron la ley de los Estados Unidos, incluidos actos de violencia destinados a derrocar al gobierno de Castro. A pesar de que el gobierno de Estados Unidos recibió evidencia que apoyaba esas denuncias, los fiscales estadounidenses no actuaron sobre los grupos violentos, sino contra los cinco agentes de inteligencia cubanos. El gobierno optó por procesar a los Cinco Cubanos -no en cualquier lugar- en Miami.

En 2001, después de cortas deliberaciones del jurado, los Cinco fueron declarados culpables de una variedad de cargos de conspiración y fueron condenados a penas que van desde 30 años a cadena perpetua. Uno de los cinco (a quien conocí recientemente) fue puesto en libertad en 2011 tras cumplir 15 años, y enviado de vuelta a Cuba con la condición de que nunca regresara a los Estados Unidos. Otro fue devuelto en febrero en duros términos de libertad condicional. Tres permanecen en prisión.

Es de destacar que después de cuidadosa y objetiva revisión de los casos de Alan Gross y de los Cinco Cubanos, el Grupo de Trabajo de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU sobre Detenciones Arbitrarias, condenó el encarcelamiento de los seis hombres e instó a los gobiernos de Cuba y Estados Unidos a liberarlos.

Se desprende de las declaraciones hechas por funcionarios del gobierno cubano que el destino de Alan Gross está ligado a la suerte de los Cinco Cubanos. Algunos defensores del status quo de la Guerra Fría pueden querer que el Sr. Gross languidezca en la cárcel como una demostración de la crueldad del régimen de Castro. Pero eso no sería ni lo más prudente ni lo más humano. La Delegación del Congreso de Maryland debería presentar una petición al presidente Barack Obama para que conmute las sentencias de los Cinco Cubanos y los devuelva a Cuba. Si conmuta las penas, el presidente no tendría que comentar sobre la culpabilidad o inocencia de los Cinco Cubanos. Más bien, él sólo estaría indicando que estos hombres han cumplido un castigo por un tiempo suficiente.

Este acto conduciría inevitablemente a la liberación de Alan Gross. Ese resultado permitiría a nuestros países iniciar la cuenta regresiva en el camino que conduce a la normalización de las relaciones, aquella que muchos esperábamos cuando la histórica visita de los Orioles.

Kurt L. Schmoke es presidente de la Universidad de Baltimore. Su correo electrónico es President@ubalt.edu.

(Publicado en The Baltimore Sun. Versión del inglés: Cubadebate)